Fenrir, el principal lobo en la mitología nórdica

Fenrir (pronunciado “FEN-rir“; en nórdico antiguo Fenrir, “El que habita en los pantanos”) es el más infame de los muchos lobos de la mitología nórdica.

fenrir mitología nórdica

Su importancia para los escandinavos precristianos queda demostrada por su representación en numerosas piedras rúnicas que se conservan, por no hablar de su ubicuidad en las fuentes literarias del nórdico antiguo.

Es hijo del dios Loki y de la giganta Angrboda, lo que le convierte en hermano de la serpiente Jormungand y de la diosa del inframundo Hel.

Sobre Fenrir

Tal y como se relata con más detalle en el cuento El atado de Fenrir, los propios dioses Aesir criaron a Fenrir para mantenerlo bajo su control y evitar que causara estragos en los Nueve Mundos. Sin embargo, creció a un ritmo asombrosamente rápido y, finalmente, los atribulados dioses decidieron encadenarlo.

Sus dos primeros intentos no tuvieron éxito. Aunque los dioses astutos convencieron a Fenrir de que esto era solo un juego, que era una prueba de su fuerza, Fenrir rompió fácilmente los grilletes. Para hacer un tercer intento, los dioses dejaron que los enanos forjaran las cadenas más fuertes de la historia, pero, sin embargo, estas cadenas todavía se ven muy ligeras e incluso al alcance de la mano.

Cuando los dioses le presentaron a Fenrir este tercer grillete, éste sospechó y se negó a ser atado con él a menos que uno de los dioses le metiera la mano en la boca como signo y símbolo de buena fe. Sólo Tyr fue el más valiente y atrevido, tanto como para hacerlo, sabiendo que significaría casi con total seguridad la pérdida de su mano.

Y, efectivamente, en el momento en que Fenrir se vio incapaz de liberarse de sus ataduras, arrancó la mano de Tyr de su brazo. Luego ató la cadena a una roca y colocó una espada en las mandíbulas de Fenrir para mantenerlas abiertas. Mientras aullaba salvaje e incesantemente, un río espumoso llamado “Expectación” (en nórdico antiguo Ván) fluía de su boca babeante.

La cadena para contener a Fenrir

No deja de crecer y la mayoría de las cadenas no pueden retenerlo. Fue invitado a Asgard y se encadenó allí en múltiples ocasiones, pero las rompió con una simple sacudida. Al final, los dioses acudieron a los enanos para que les ayudaran.

Se fabricó una cuerda llamada Gleipnir, compuesta por raíces de una montaña, el aliento de un pez, el sonido de las pisadas de un gato, los tendones de un oso, la barba de una mujer y la saliva de un pájaro, todos estos objetos del cual se compone la cuerda, eran imposibles de conseguir.

Esta cuerda de aspecto débil le fue ofrecida a Fenrir y, sospechando que se trataba de un truco, pidió a un dios que colocara su brazo en la boca del lobo. El dios del valor, Týr, se ofreció. Cuando Fenrir fue atado, no pudo librarse de la cadena y mordió la mano de Týr en venganza. Permanecerá atado hasta el Ragnarök, la perdición de los dioses, donde Sköll matará a Sól, la diosa del sol (que será sustituida por su hija) y Hati matará a Mani (que será sustituido por su hijo), y el propio Fenrir luchará contra Odín y lo devorará. Víðarr, el hijo de Odín, vengará a su padre desgarrando las fauces del lobo.

Los lobos en la mitología nórdica

Hay buenas razones para pensar que muchos de los otros lobos que se mencionan en la literatura nórdica antigua son en realidad Fenrir con otros nombres. Un poema nórdico antiguo afirma que se tragará el sol durante el Ragnarok, una hazaña que se reserva para otro lobo llamado Skoll (“Burla“).

Existe otro gran poema nórdico antiguo, en el que se menciona repetidamente a otro lobo llamado Garm que se liberará de las cadenas en el Ragnarok; es muy posible que se trate de Fenrir con otro nombre En otra fuente, encontramos al lobo que consumirá la luna con el nombre de “Moon-garm” (Mánagarmr).

Así pues, el lobo devorador de la luna, que en otros lugares se llama Hati (“Odio“) podría ser otra extensión de Fenrir, o al menos de Garm, si es que Garm no es a su vez una extensión de Fenrir.

Se piensa que los vikingos intuyeron que Fenrir fue quien, además de matar a Odín y destruir parte del mundo, se comerá el sol y la luna durante el Ragnarok. 

En la mitología nórdica, los lobos nunca son delineados con precisión en las fuentes primarias, de esta forma, podemos adivinar cuál es exactamente la relación entre ellos.