Nidhogg, el dragón de la mitología nórdica

Nidhogg (en nórdico antiguo, Níðhöggr, basicamente esto significa “Maldición” o “El que ataca con malicia“) es la principal de las serpientes o dragones que habitan bajo el árbol del mundo Yggdrasil y se alimentan de sus raíces.

Esto es muy perjudicial para el árbol, que contiene los Nueve Mundos del cosmos. Las acciones de Nidhogg tienen la intención de devolver el cosmos al caos, por lo que él, junto con su cohorte de reptiles, puede clasificarse seguramente entre los gigantes (o, como se les llamaba en la época precristiana, “devoradores”).

Nidhogg criatura de la mitología nórdica

De ahí que tenga sentido que Nidhogg tenga un papel destacado en el Ragnarok, la caída del cosmos. Y así parece ser. En un poema nórdico antiguo especialmente importante (el Völuspá o “La visión de la vidente”), se describe a Nidhogg volando desde debajo de Yggdrasil durante el Ragnarok, presumiblemente para ayudar a la causa de los gigantes.

Descripción física de Nidhogg

Nidhogg es un tremendo dragón. Su cuerpo tiene unas escamas brillantes y, además, tiene unos cuernos muy llamativos y curiosos en su cabeza. Un par de patas delanteras, con enormes garras, le ayudan a arrancar las raíces de Yggdrasil, pero no tiene patas traseras, sólo una cola de serpiente.

Tiene unas alas similares a las de un murciélago, y debajo, lleva todos los cadáveres de los se consideraban unos criminales.

Níðhöggr, este inmenso dragón nórdico conocido como linnormr, que son serpentinos (similares a los dragones orientales) y se caracterizan por tener sólo dos garras delanteras y ninguna otra extremidad.

Es lo suficientemente gigantesco como para causar graves daños a un árbol del tamaño del universo, lo que indica que tiene unos colmillos muy duros y afilados. Tiene espinas por toda su espalda y sus dos cuernos característicos.

Se puede encontrar su gigantesco cuerpo retorciéndose entre las raíces de Yggdrasil, especialmente en los alrededores de Niflheimr, el frío mundo del que nacen todos los ríos de Midgard. Ocasionalmente, puede deslizarse hasta Hel para visitar a la diosa oscura que algunos consideran su maestra.

Nidhogg en la mitología nórdica

El equilibrio es extremadamente importante en la mitología nórdica, y aunque Nidhogg representa una fuerza espantosa, sigue siendo importante para mantener el equilibrio de Yggdrasil. Un ágila, con un tamaño bastante considerable, que representa la sabiduría y las virtudes, se posa en las ramas más altas de los árboles, mientras que Nidhogg, que representa el caos, el desorden y el mal, acecha desde las raíces.

La tensión constante entre el águila y el dragón es alimentada por Ratatoskr, una ardilla que corre arriba y abajo del árbol llevando insultos entre los dos enemigos. Esta tensión que se causa es muy desagradable, pero la verdad es que promueve un ciclo de crecimiento en el árbol de la vida.

Después de que el águila y el dragón se pasen el día destruyendo Yggdrasil en su frenesí por atacarse mutuamente, el árbol es regado con agua extraída de los pozos de Urd, gracias a esta agua con el que se riega, se promueve la curación y el crecimiento.

Además de aportar equilibrio a Yggdrasil, el monstruo también figura en el castigo de los criminales. Gobierna las oscuras orillas de Nadastrond, a las que son desterrados los cadáveres de los asesinos, adúlteros y transgresores del juramento. Una sala aterradora, con paredes tejidas con serpientes y un techo que gotea veneno, espera a estos criminales, y dentro de la sala, el dragón mastica sus cuerpos.

Leyendas y mitos de Nidhogg

Níðhöggr vive en las raíces del gran fresno Yggdrasill, que mantiene unidos los 9 reinos de la cosmología nórdica. Níðhöggr también mastica las raíces del árbol por toda la eternidad con la esperanza de dañarlo y derribarlo. Níðhöggr era uno de los muchos lindworms (un dragón nórdico serpenteante) que se deslizaban por el árbol del mundo y lo masticaban, pero es el más conocido. Níðhöggr nunca ha abandonado las raíces de Yggdrasil, y se supone que nació y creció allí.

Tiene una rivalidad con un águila que vive en la cima del Árbol del Mundo y ambos intercambian duras palabras y mensajes a través de Ratatöskr, la ardilla gigante y traviesa, que actúa como mensajero. Níðhöggr está alineado con los gigantes nórdicos conocidos como jötunn.

Según la historia, se cuenta que Níðhöggr preside una parte del inframundo, la cual es llamada Náströnd (“La orilla de los cadáveres”) donde se castiga a los asesinos y adúlteros. No obstante, esto puede ser el resultado (uno de los muchos) de las influencias cristianas.

Ragnarök

Cuando llegue el apocalipsis nórdico conocido como Ragnarök, Níðhöggr saldrá volando de las raíces de Yggdrasill para ayudar a los Jotunn en su batalla contra los dioses.

Esto se señala específicamente en el poema nórdico antiguo el Völuspá o “Insight of the Seeress”.