THOR, el dios más fuerte en la mitología nórdica

Después de su padre Odín, la deidad principal del dios Thor, es que es el dios más fuerte en la mitología nórdica. Su aspecto y su característico martillo son muy reconocidos a día de hoy. El significado de su nombre es “trueno”.

Thor dios mitología nórdica

Para los antepasados nórdicos, Thor era alto y fuerte, apuesto y digno; tenía una barba roja y empuñaba el martillo Mjollnir en la mano, un martillo tan pesado que solo un dios tan fuerte como este podría levantarlo con un solo brazo. Ningún otro dios de la mitología nórdica es capaz de levantarlo.

Historia y origen de Thor

Este dios nórdico, cuales padres son Odín y Jörd, es el encargado de proteger a los hombres y sus trabajos de las fuerzas salvajes de la naturaleza y los problemas que esta podía ocasionar dificultades personificadas como Gigantes.

Por lo tanto, en ciertas regiones del Norte, ejercía su dominio sobre el aire y el clima, sobre la lluvia y la cosecha.

Sin embargo, como Thor también es el dios de la fertilidad, tuvo que dividir su dominio con los dioses de los Vanir; pero el trueno y el rayo siempre fueron la provincia especial de Thor, que según los mitos nórdicos estaba constantemente en la lucha contra los gigantes. Para esta lucha con los gigantes, Thor hacía uso del martillo como su principal arma.

Thor dios mitología nórdica del trueno y el más fuerte.

¿Cómo murió el dios Thor?

La causa de la muerte de este dios nórdico fue en Ragnarok, además, este también fue el causante de la muerte de su padre, Odín.

¿Quién fue su esposa?

La esposa de Thor es la diosa Sif, además de ser su pareja según la mitología nórdica, también tuvo los siguientes hijos con ella: Modi, Magni y Trud.

Mitos nórdicos de Thor

El carro y las dos cabras

Uno de los principales mitos sobre este dios, es que iba en un carro el cual al rodar, producía truenos, este carro siempre caracterizó a Thor, por el ruido que producía. El carro era tirado por dos cabras, Thor podía matar dichas cabras, comerlas y devolverlas a la vida de nuevo, siempre y cuando se recogieran todos los huesos y las pieles.

Los alias del dios nórdico del trueno

Debido a que Thor solía conducir estas cabras, se le llamaba “Riding-Thor“, esto es un dato bastante curioso sobre este dios mitológico que mucha gente desconoce. Él también tenía otros nombres, como “Ving-Thor“, “Lorridi“, “Einridi“. En la mayoría de las leyendas sobre este personaje no aparecen estos motes, pero así fue llamado en algunos momentos de su vida.

El reino de Thor

El reino de Thor era conocido como Thrudvang; allí se encontraba su imponente sala, Bilskirnir, el más grande del mundo, con 540 habitaciones. Thor poseía tres objetos muy característicos y de mucho valor: el más valioso de ellos era el martillo Mjollnir, que llevaba siempre que daba batalla a los gigantes; podía hacerlo podía hacerlo tan grande o tan pequeño como quisiera, podía lanzarlo por el aire, y siempre encontraba su objetivo y volvía por sí mismo a su mano.

Además, tenía guanteletes de hierro para agarrar el martillo, y tenía un cinturón de cinturón de fuerza que, cuando se lo ceñía, aumentaba el poder de los Æsir. Sin Thor, los Æsir no habrían encontrado ayuda contra los gigantes; pero apenas lo mencionaron por su nombre, dio pruebas de su proeza. Se casó con la bella Sif, de cabellos dorados; sus hijos fueron Modi y una hija, llamado Thrud. Con la giganta Jarnsaxa tuvo además un hijo llamado Magni.

Carácter y actitud de Thor

Thor era de temperamento ardiente y apresurado; cuando salió al encuentro de los Gigantes, las montañas temblaron y la tierra estalló en llamas.

En el momento que los dioses se dirigieron a Yggdrasil para reunirse allí, Thor no se preocupó de gran manera en cruzar por el camino de Bifrost, por el contrario, tomó un camino más corto en el que rodeó los acantilados más peligrosos, demostrando una actitud valiente, un carácter admirable por los demás personajes de la mitología nórdica y mantenía una esencia de firmeza y agresividad. De vez en cuando podía saltar antes de que mirara; y así una o dos veces salió de alguna presa con dolor y confusión.

El culto a Thor estaba muy extendido por todo el norte, numerosos nombres de lugares dan testimonio de su culto, y las sagas contienen no pocas sagas contienen relatos no infrecuentes de santuarios dedicados a Thor o de invocaciones dirigidas a él.