Var, la diosa de los juramentos en la mitología nórdica

Vár es la diosa nórdica del matrimonio y los contratos. Se dice que provocaba dolor y sufrimiento a los que rompían sus contratos, pactos, tratos o juramentos. En la mitología nórdica uno de los contratos más importantes que no se debían romper es el matrimonio, y Var es la responsable de este tipo de contratos.

Diosa Vár de la mitología nórdica

También se encargaba de que los hombres y las mujeres se mantuvieran fieles el uno al otro. Ya que la infidelidad está muy mal vista en la mitología nórdica y Var es la diosa encargada de que no se produzcan dichas infidelidades, puesto que el matrimonio y las relaciones matrimoniales son un juramento que se debe cumplir, y Var, era la responsable de que se cumpliesen dichos pactos.

La diosa guardiana que castigaba a los que rompían los juramentos

En la época vikinga, cualquiera que rompiera su juramento era considerado un cobarde que no debía habitar en la comunidad.

Para los vikingos, el juramento era sagrado y cualquier intento de romperlo era repugnante, señalado e incluso en algunas ocasiones condenado y sancionado. Puesto que cumplir un trato simbolizaba lealtad, fidelidad y una buena actitud digna del respeto de los vikingos. Se adoraba a cualquier dios o diosa asociada a un juramento solemne.

Tyr es el primer nombre que me viene a la mente cuando se trata de mantener el juramento, ya que era el dios de la Justicia y el Honor. Otro nombre asociado a este poder era Vár o simplemente Var, que también se asociaba con los acuerdos y los votos.

En nórdico antiguo, Vár significaba “promesa”. Por esa razón, era la diosa nórdica guardiana de los votos y las promesas. Algunos relatos mencionan a Var como una diosa. Sin embargo, no se ha llegado a ninguna conclusión oficial sobre su posición real en la mitología nórdica, son simplemente creencias.

Diosa nórdica de los juramentos

Se la podía invocar para que fuera testigo de las ceremonias de juramento. Aparecía para observar a las personas que hacían sus votos solemnes y hacía todo lo posible para que la gente no se retractara de su voto. Sin embargo, los humanos eran inconsistentes y muchos se retractaron de su promesa.

Var, que había sido evocada para presenciar los rituales de juramento y los pactos, se sentía irrespetada cuando alguien rompía las palabras que había hecho delante de ella. Entonces castigaba a esas personas por romper su juramento. Ella tenía ese derecho.

Leyendas e historias

En cuanto a la referencia matrimonial ceremonial a Vár en Þrymskviða, Andy Orchard opina que “la antigüedad de tal ritual no está nada clara” Britt-Mari Näsström argumenta que, como muchas otras diosas menores, Vár era originalmente uno de los nombres de Freyja, “posteriormente aprehendida como diosa independiente”.

Rudolf Simek dice que las diosas Sága, Hlín, Sjöfn, Snotra, Vár y Vör deben ser consideradas como figuras vagamente definidas que “deben ser vistas como diosas protectoras femeninas” que son todas responsables de áreas específicas de la esfera privada y, sin embargo, se establecieron claras diferencias entre ellas para que sean en muchos aspectos similares a las matronas.