Elfos: seres de la mitología nórdica

Un elfo (también llamado en nórdico antiguo álfr, inglés antiguo ælf) es un cierto tipo de ser semejante a un semidiós en la mitología y religión precristianas de los nórdicos y otros pueblos germánicos.

Elfos mitología nórdica

Los elfos son seres luminosos, “más hermosos que el sol”, y su elevado estatus se materializa a través del contacto constante con los dioses nórdicos de Aesir y Vanir y la poesía antigua.

Los límites entre elfos y otros dioses (como dioses, gigantes, enanos y dioses de la tierra) se difuminan, y parece poco probable que los propios pueblos paganos germánicos hagan una distinción fría y sistemática entre estos diferentes grupos.

Es especialmente difícil discernir la frontera que distingue a los elfos de los dioses y diosas vanir. El dios Vanir Freyr es el señor de la patria de los elfos, Alfheim, y al menos un poema nórdico antiguo utiliza repetidamente la palabra “elfos” para designar a los vanir. Sin embargo, otras fuentes hablan de los elfos y los Vanir como categorías de seres distintas, de modo que una simple identificación de ambos sería errónea.

Los elfos suelen estar relacionados con la fertilidad y la protección. JRR Tolkien (JRR Tolkien) es uno de los escritores modernos que extrajo el concepto de los elfos de la mitología y los adaptó a sus propias obras. Los agregó en libros como El señor de los anillos y El Hobbit.

Habilidades de los Elfos

Se les ha descrito como longevos o inmortales y se les atribuyen poderes mágicos, sobre todo relacionados con la naturaleza.

El elfo suele moverse de forma silenciosa e invisible, por lo que consigue hacer imposible que los humanos lo perciban. Sin embargo, en algunos casos, cuando no encontró peligro, eligió ser visto. Su velocidad de movimiento y su habilidad para escalar le permiten moverse con facilidad.

Además de la longevidad o la inmortalidad, una de las características más atractivas de los elfos es que dominan la magia. Tienen talentos y poderes sobrenaturales, así como mejores capacidades de visión nocturna que nuestros animales del mismo tipo, y pueden comunicarse con fluidez con los animales.

Apariencia y aspecto

Los elfos suelen ser representados como hombres y mujeres de aspecto juvenil y gran belleza que viven en bosques y otros lugares naturales, bajo tierra o en pozos y manantiales.

Los elfos tienen muchas formas; algunos son diminutos, otros son altos y las mujeres elfas suelen parecer humanas, pero hay quien dice que están vacías por detrás, como un árbol hueco.

En relación con la belleza de los elfos nórdicos, existen algunas palabras en inglés antiguo como ælfsciene (“elfo-hermoso”). Estos hechos indican que puede haber algunas similitudes (específicamente en lo que respecta a la belleza) entre la mitología nórdica y la de los elfos del inglés antiguo.

La mitología nórdica y los Elfos

Las primeras descripciones que se conservan de los elfos proceden de la mitología nórdica, donde se les conoce como álfar. Suelen describirse como seres semidivinos asociados a la fertilidad y al culto a los antepasados.

Al igual que los fantasmas, los elfos no estaban sujetos a todas las leyes físicas y podían atravesar paredes y puertas. Además, la saga de Kormáks relata cómo un sacrificio a los elfos se creía capaz de curar una grave herida de batalla.

A pesar de su naturaleza etérea, según la mitología nórdica era posible casarse y tener hijos con ellos entre diferentes razas. Högni y Skuld eran seres de este tipo. Estos medio-alfar también se encuentran en la Heimskringla y en La Saga de Thorstein, donde Hijo de Vikingo habla de una línea de reyes locales que gobernaban Álfheim, y como tenían sangre élfica se decía que eran más bellos que la mayoría de los hombres.

Los hombres podían ser elevados al rango de los elfos después de la muerte, como el rey Olaf Geirstad-Elf. El héroe herrero Völundr es identificado como “Gobernante de los Elfos” en el poema Völundarkviða, que es hijo de un rey de los “Finnar”. Se trata de un pueblo ártico respetado por su magia chamánica (muy probablemente, los sami).

Mitos y leyendas sobre los Elfos

En la mitología y el folclore germánicos, los seres sobrenaturales se probaron por primera vez en la escritura del inglés antiguo y el nórdico antiguo, especialmente en el folclore de Gran Bretaña y Escandinavia.

En el folclore moderno temprano se les relacionaba con las hadas. Sin embargo, desde que se popularizaron las novelas de fantasía de J.R.R. Tolkein, que incluían a los elfos, éstos se han hecho más populares y tienden a inclinarse más hacia el último tipo. 

Con el tiempo, la palabra elfo, al igual que el término literario hada, evolucionó hacia una denotación general de diversos espíritus de la naturaleza como Puck, los hobgoblins, Robin Goodfellow, el brownie inglés y escocés, el hob inglés de Northumbria, etc.

Estos términos, al igual que sus parientes en otras lenguas europeas, ya no se distinguen claramente en el folclore popular.