Troll de la mitología nórdica

Un trol (originado del nórdico antiguo trǫll) es una clase de ser en la mitología nórdica y el folclore escandinavo.

Troll en la mitología nórdica

Según las historias nórdicas antiguas, los seres mitológicos, como los trolls habitan en piedras, sierras montañosas o cuevas húmedas y oscuras, viven juntos en pequeñas unidades familiares y rara vez son útiles para los seres humanos.

Características de los Troles

Principales características de estos seres mitológicos nórdicos.

  • Origen: Mitología nórdica
  • Ser mitológico: Humanoide, demonio
  • Hogar: Rocas, montañas o cuevas oscuras y solitarias

Después, en el folclore escandinavo, los trolls se convirtieron en criaturas de pleno derecho, en los que viven lejos de las viviendas humanas, no están cristianizados y hay quienes los consideran seres peligrosos para los humanos.

Dependiendo de la fuente, su aspecto varía mucho; los trolls pueden ser feos y lentos, o tener el mismo aspecto y comportamiento que los seres humanos, sin ninguna característica especialmente grotesca.

A veces se asocia a los trolls con determinados puntos de referencia, que en ocasiones pueden explicarse como formados por un troll expuesto a la luz del sol. Los trolls son representados en diversos medios de la cultura popular moderna.

Historia del Troll

La literatura, el arte y la música nórdicos de la época romántica en adelante han adaptado a los trolls de diversas maneras, a menudo en forma de raza aborigen, dotada de orejas y narices de gran tamaño.

A menudo se les representa con colas y orejas peludas, similares a las de los linces. Es posible que su significado original fuera sobrenatural o mágico, con un matiz de maligno y peligroso.

Otra sugerencia probable es que signifique “alguien que se comporta de forma violenta” En el antiguo derecho sueco, trolleri era un tipo particular de magia destinada a hacer daño. También hay que tener en cuenta que términos nórdicos como trolldom (brujería) y trolla/trylle (hacer trucos de magia) en las lenguas escandinavas modernas no implican ninguna conexión con los seres míticos.

Además, en las fuentes de la mitología nórdica, troll puede significar cualquier ser extraño, incluidos los gigantes nórdicos (jötnar), pero sin limitarse a ellos.

El Trol en la mitología nórdica

Según la mitología nórdica, troll, al igual que thurs, es un término aplicado a los jötnar, y se mencionan en todo el corpus nórdico antiguo.

En las fuentes del nórdico antiguo, se dice que los trolls habitan en montañas, rocas y cuevas aisladas, que a veces viven juntos (normalmente como padre e hija o madre e hijo) y que rara vez se les describe como serviciales o amistosos.

Basándonos en el libro Skáldskaparmál de la Edda, escrito en prosa, se ofrece un escenario que describe un encuentro entre una mujer troll la cual no tiene ningún nombre asignado y el skald del siglo IX Bragi Boddason.

Etimología de este ser mitológico

El significado de la palabra troll es incierto. Podría tener el significado original de sobrenatural o mágico con una capa de maligno y peligroso. Otra sugerencia probable es que signifique “alguien que se comporta con violencia”.

En el antiguo derecho sueco, trolleri era un tipo particular de magia destinada a hacer daño. Hay que señalar que términos nórdicos como trolldom (brujería) y trolla/trylle (hacer trucos de magia) no implican ninguna conexión con los seres míticos. Además, en las fuentes de la mitología nórdica, trolla puede significar cualquier ser extraño, incluidos los gigantes nórdicos, pero sin limitarse a ellos.

El ambiguo sentido original de la palabra troll, perpetúa durante algún tiempo después de que se documentara en la literatura nórdica antigua. Esto puede verse en términos como sjötrollet (el troll del mar) como sinónimo de havsmannen (el hombre del mar), un espíritu protector del mar y una especie de contraparte masculina de la sjörå femenina.

Familia de los Troles

Podemos distinguir la formación de dos tradiciones principales en relación con el uso del troll.

En la primera tradición, el trol es grande, bruto y descendiente directo de los jötnar nórdicos. A menudo se les describe como feos o con rasgos bestiales como colmillos u ojos ciclópeos.

A menudo se les considera de escaso intelecto (especialmente los machos, mientras que las hembras, trollkonor, pueden ser bastante astutas), de gran fuerza, narices grandes, brazos largos, y de ser peludos y no muy hermosos (una vez más, las hembras suelen constituir la excepción, ya que los trolls femeninos suelen ser bastante apuestos). Esta tradición, ha llegado a dominar los cuentos y las historias de hadas y las leyendas más populares.

La segunda tradición es la más importante en el sur de Escandinavia. Estos trolls tienen un aspecto muy humano. A veces tenían una cola oculta en la ropa, pero ni siquiera eso es definitivo.

Una forma frecuente de distinguir a un trol de aspecto humano en el folclore es, en cambio, fijarse en lo que lleva puesto: Las mujeres trol, en particular, solían ir vestidas con demasiada elegancia para ser mujeres humanas que se movían por el bosque.

A la inversa, lo que en el sur de Suecia y Dinamarca se llamaría trol, en Noruega se llamaría huldrefolk y en el norte de Suecia vitterfolk (véase wight).

El término del sur de Escandinavia probablemente tenga su origen en una generalización de los términos haugtrold (túmulo-trolo) o bergtroll (montaña-trolo), ya que en esta tradición los trolls son residentes del subsuelo.